El 80 % de los aceites comercializados en el mercado como virgen extra “no lo son”

El experto Juan Antonio Morillo, director gerente de la empresa Oleomorillo de Sevilla y divulgador en la Oleoescuela, ha afirmado recientemente en una entrevista a Europa Press que el 80 % de los aceites vendidos fundamentalmente en grandes superficies como virgen extra a un precio inferior a 3 € no lo son. Como demuestran estudios contrastados, la producción de aceite de oliva virgen extra supone un coste superior a 4 € para olivicultor, a lo que hay que sumar el envasado, el trasporte y el margen de beneficio para la superficie.

Si bien es cierto que la crisis del sector ha producido la bajada del precio del aceite de oliva virgen extra, todavía existe diferencia de precio entre los distintos tipos de aceite. Además, hay otros parámetros que pueden ayudar al consumidor a detectar posibles fraudes. Desde el Consejo Regulador de la DOP Aceite de La Rioja, recomendamos el consumo de aceites avalados por marcas de calidad, ya que se trata de productos que han sido sometidos a estrictos controles que garantizan la calidad del producto. Así, los aceites que llevan estampado en su etiquetado el sello de una denominación de origen son de categoría virgen extra.

Una vez adquirido el aceite, se puede determinar la categoría del producto mediante la cata del mismo. El aceite de oliva virgen extra es aquel que no presenta ningún defecto, sus aromas y sabores son agradables para los sentidos. Cuando se manifiesta algún defecto al oler o ingerir el aceite, estamos consumiendo un aceite de oliva virgen. Establecer las características de un aceite es un procedimiento sencillo que se puede aprenden mediante jornadas o cursos de cata ofrecidos por el sector.

El conocimiento de un producto como el aceite de oliva ayudará al consumidor a ser más crítico en la decisión de compra. Aspecto que cobra especial importancia si tenemos en cuenta que la calidad de los aceites incide directamente en la salud de las personas.