Cada ejercicio, la cifra de negocios del sector oleícola oscila entre 8.500 y 10.600 millones de euros a nivel internacional y emplea a más de 30 millones de personas integradas en 7 millones de familias. Actualmente existen 10,64 millones de hectáreas de olivos en el mundo —1.400 millones de árboles—, con producciones medias de 3 millones de toneladas en 34.000 almazaras. España, con 1,2 millones de toneladas de media, es la primera productora mundial y de cultivo más notorio.

Investigadores de primer orden en el ámbito nacional e internacional y vinculados a diferentes universidades distribuidas por los cinco continentes, acaban de hacer un minucioso diagnóstico, el más completo hecho hasta ahora en la historia del sector, en ‘The International Olive Oil Production Sector: a Descriptive Study of the Different Producing Countries’, inventario de los 40 países productores internacionales de aceite de oliva en los cinco continentes, matizando los activos productivos, magnitudes más significativas, potencialidades, riesgos, tipos de cultivo, etc., donde España ocupa un lugar de excepción.

El director Ejecutivo del Consejo Oleícola Internacional (COI), Jean-Louis Barjol, subrayó la precisión y calidad de los datos, documentos y fuentes utilizadas por esta obra, que muestran la importancia estratégica del cultivo con objeto de potenciar la actual situación del sector y hacerla perdurar en el tiempo. Por su parte, Rafael Cárdenas, coautor y director general de GEA Westfalia, anunció que este libro forma parte de una tesis doctoral que próximamente se presentará sobre competitividad mundial del olivar. Para 2015, los autores estiman que la producción internacional sume 3,7 millones de toneladas.